Entradas

Hornazo producto típico de Salamanca

 

La Tradición del Hornazo en Salamanca

Después de siglos de tradición, llega hasta nosotros un producto ancestral, el hornazo, alimento propio de Salamanca y su comarca.

El hornazo es una empanada a base de harina de trigo rellena de productos típicos de la tierra (jamón, chorizo y lomo), que en nuestros días sigue de plena actualidad.

El hornazo acompaña a los salmantinos en sus meriendas y días de campo, y de manera muy especial en el “Lunes de Aguas”, que se celebra ocho días después del Domingo de Resurrección.

Los orígenes del “Lunes de Aguas” se remontan a una época lejana, cuando, antes de comenzar el tiempo de Cuaresma, las mujeres públicas eran expulsadas a la otra orilla del río por orden del popularmente conocido “Padre Putas”, perteneciente a la antigua Orden de Mancebía. El destierro duraba hasta el llamado “Lunes de Aguas”, día en el que los estudiantes iban a buscar a las mujeres para pasarlas en barca desde la otra orilla del Tormes. De aquí el nombre de tan popular día.

En la actualidad, la conmemoración del “Lunes de Aguas” consiste en disfrutar de una jornada campestre. Las gentes de Salamanca se reúnen con familiares y amigos para celebrar una merienda, cuyo protagonista indiscutible es el hornazo.

Hornazogil.es

Los Ingredientes

El secreto del mejor hornazo

La calidad de los ingredientes utilizados influye en el sabor y textura final del producto. Por eso en Confitería Gil trabajamos con ingredientes de primera calidad, lo que garantiza un producto final excelente.

El equilibrio entre calidad y cantidad es el resultado del Hornazo Gil, fruto de nuestra experiencia y exigencia. Todos nuestros Hornazos tienen un porcentaje de masa inferior al sesenta por ciento y de relleno superior al cuarenta por ciento del peso final del hornazo. Estos límites no son suficientes para determinar la calidad del mismo dado que el equilibrio existente entre jamón, lomo y chorizo es fundamental para el sabor inconfundible e inigualable del Hornazo Gil; el lomo es el ingrediente principal del relleno, seguido del chorizo y finalmente del jamón.

 

Las Arribes del Duero en Salamanca

Las Arribes del Duero en Salamanca

En el oeste de Zamora y Salamanca, donde el Duero se hace frontera con Portugal y se encajona formando los cañones más profundos y extensos -casi un centenar de kilómetros- de toda la Península Ibérica, se encuentra la comarca de Los Arribes. Un espacio natural privilegiado en el que destacan la belleza agreste de su paisaje Granítico y una rica y variada fauna y flora.

El relieve de Los Arribes pertenece al dominio del Zócalo Paleozoico y está constituido fundamentalmente por granitos y granodioritas. Sus paisajes más bellos y escabrosos han sido formados por los ríos Duero, Huebra y Uces. En el cañón de este último se localiza una de las cascadas más bellas y espectaculares de toda la Península: el Pozo de los Humos, donde el agua cae desde más de 50 metros.

Dentro de los límites del espacio se localiza una interesante y bella localidad: la villa de Fermoselle. Tras contemplar los restos de su recinto amurallado y las portadas románicas de la iglesia de la Asunción, hay que recorrer sus estrechas y empinadas calles a las que se abre un bien conservado conjunto de arquitectura popular.

Vegetación

Este Espacio Natural se caracteriza por unas peculiares características topográficas, correspondientes a un valle encajado, resguardado de los vientos y con mucha insolación, lo que se traduce en una temperatura media anual suave, la inexistencia de heladas a lo largo del año, y unas ciertas condiciones de humedad (precipitación media en torno a los 700 mm/año). Todos estos rasgos dan lugar a una riquísima comunidad vegetal, caracterizada por la gran abundancia de especies típicamente mediterráneas, donde destacan cultivos impropios para esta latitud como: olivo, vid, almendro, frutales. Junto al “arribe” propiamente dicho, aparece la penillanura, destinada al cultivo del cereal, principalmente centeno, en alternancia con pastos agostantes y semiagostantes. Cuando la tierra de labor ha sido abandonada, se cubre con el matorral en el que se intercalan enebros, encina, quejigos, alcornoques, acompañados de gramíneas y labiadas.

Fauna

Los cortados y las formaciones de roquedos de las márgenes fluviales resultan el biotopo más característico de este Espacio Natural, donde se localizan las especies de mayor valor faunístico que se corresponden con las aves, especial relevancia adquieren buitre común, águila real, águila perdicera, cigüeña negra, alimoche, halcón peregrino, sin olvidar otras especies de interés como águila culebrera, águila calzada, búho real, chova piquirroja, vencejo real, roquero solitario, collalba rubia… Destaca también la presencia de una gran riqueza de peces (barbo, carpines, bermejuela, boga, colmilleja, …), reptiles (lagarto verdinegro, eslizón ibérico, culebra de herradura, lagartija colirroja, …) y mamíferos (nutria, garduña, gineta, jabalí, zorro, …). Por el contrario la comunidad de anfibios está limitada por la escasez de agua, siendo abundantes especies como el tritón jaspeado, tritón ibérico, rana común, sapo corredor, sapillo pintojo, …

Geomorfología

Desde el punto de vista morfológico, los Arribes del Duero se constituyen en una penillanura evolucionada, puesto que desde el Mesozoico a la actualidad han actuado los fenómenos erosivos, arrasando esta zona emergida, hasta hacer aflorar los materiales del zócalo paleozoico, constituido esencialmente por rocas ígneas (granitos de diversos tipos, granodiorita y algunos enclaves sieníticos), acompañadas por rocas metamórficas. Destacar en esta penillanura el accidente topográfico producido por el profundo encajamiento del río Duero y su red de afluentes (Huebra, Tormes, Agüeda, Uces y Esla) que siguiendo fallas tardihercínicas y las grandes diaclasas existentes en la roca han labrado gargantas de paredes subverticales de varios centenares de metros de profundidad.

Paisaje

Espacio de un gran valor paisajístico, donde contrasta la superficie de la llanura que posee una altitud bastante uniforme (750-800 m.) con los profundos cañones labrados por la red fluvial que pueden representar un desnivel respecto a la penillanura de 200 m. A este contraste altitudinal se une el vegetal, si la penillanura en muchas zonas aparece desprovista de vegetación, en el “arribe”, gracias a sus peculiares características topográficas y climáticas, unido a la acción del hombre que ha abancalado las laderas, es posible ver cultivos mediterráneos impropios de esta latitud.

Valores que justifican su declaración

Espacio de gran valor natural, paisajístico y faunístico