Entradas

Gomecello (El pueblo)

En la provincia de Salamanca, en el marco de la comarca de La Armuña, Gomecello dibuja su perfil entre campos de cultivo de cereal, que doran las tonalidades de sus parajes. Privilegiado por la cercanía con Salamanca capital, Gomecello ofrece al visitante la posibilidad de reencontrar la esencia rural.

De terreno mayormente llano, Gomecello se presenta como un buen lugar para practicar el senderismo sin aspirar a grandes desniveles. Sus campos dorados se convierten en el marco inconfundible donde poder pasear y entender la filosofía de un pueblo que se ha negado a librarse al ritmo de la modernidad.

Por la proximidad a Salamanca y por la tradición rural que sigue viva en todos sus rincones, Gomecello ofrece posibilidades infinitas para comprender el placer de perderse unos días en el campo sin renunciar a l

.                    

EL el publo

 

Peña de Francia

LA PEÑA DE FRANCIA

La Peña de Francia es una montaña que se eleva a 1.727 msnm, ​ situada al sur de la provincia de Salamanca, comunidad autónoma de Castilla y León, España,la cima pertenece al término municipal de El Cabaco.

El Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia, dedicado a la advocación mariana correspondiente a la Natividad de María bajo la denominación homónima, patrona de Ciudad Rodrigo (Salamanca), de la provincia civil de Salamanca y de la comunidad autónoma de Castilla y León,​ está situado en la cima de la Peña de Francia, Sierra de Francia, en el término municipal de El Cabaco (Salamanca). Regido por los padres dominicos, es el santuario mariano a mayor altitud del mundo.

Una réplica de la imagen de este santuario también es patrona de la región de Bicolandia (Filipinas), donde es conocida como Nuestra Señora de Peñafrancia, o bien Our Lady of Peñafrancia.Así mismo, es patrona de São Paulo,Itapira y Resende Costa, en Brasil.

Prácticamente inaccesible en invierno por la nieve, el conjunto monástico tiene gran afluencia de visitantes durante los meses de verano, muchos de ellos peregrinos cristianos. Durante los fines de semana con buen tiempo, son frecuentes las bodas ante la imagen de la Virgen de la Peña de Francia.

Constituyen el santuario la iglesia y un convento de frailes, así como las capillas exteriores de la Blanca (construida sobre la cueva donde Simón Vela encontró la imagen de la Virgen), San Andrés y el Santo Cristo. Así mismo, forman parte del conjunto la plaza con rollo jurisdiccional, una hospedería independiente del monasterio y una antena repetidora de telecomunicaciones.

Desde el lugar en que está enclavado, se divisa toda la llanura del Campo Charro hacia el norte, la Sierra de Tamames hacia el este, y el pantano de Gabriel y Galán hacia el sur, aparte del resto del macizo montañoso.

El vértice geodésico de 1727 msnm (máxima altura de la Peña de Francia) está situado en la terraza superior de la torre de la iglesia.

Altitud: 1727 msnm; Paso de los Lobos (1499 msnm)​
Cordillera: Sierra de Francia
Ubicación: El Cabaco
Provincia: Provincia de Salamanca
RUTAS:

Area Fuente Cantaro – PEÑA FRANCIA -©Ima

13,78 kilómetros – Fácil – por imaintxa

cerca de Caserito, Castilla y León (España)

TrailRank: 59

Salamanca Las Batuecas El Casarito-Peña de Francia-El Cavaco-Nava de Francia (PRSA-9 y 8)

23,91 kilómetros – Moderado – por randoneur

cerca de Caserito, Castilla y León (España)

TrailRank: 56

Paso de los Lobos – Mingorro – Los Puertitos (Sierra de Francia)

9,3 kilómetros – Moderado – por Chema Sanco

cerca de Caserito, Castilla y León (España)

TrailRank: 53

Peña de Francia (desde el Casarito)

6,56 kilómetros – Moderado – por santos _

cerca de Caserito, Castilla y León (España)

TrailRank: 53

 

Hornazo producto típico de Salamanca

 

La Tradición del Hornazo en Salamanca

Después de siglos de tradición, llega hasta nosotros un producto ancestral, el hornazo, alimento propio de Salamanca y su comarca.

El hornazo es una empanada a base de harina de trigo rellena de productos típicos de la tierra (jamón, chorizo y lomo), que en nuestros días sigue de plena actualidad.

El hornazo acompaña a los salmantinos en sus meriendas y días de campo, y de manera muy especial en el “Lunes de Aguas”, que se celebra ocho días después del Domingo de Resurrección.

Los orígenes del “Lunes de Aguas” se remontan a una época lejana, cuando, antes de comenzar el tiempo de Cuaresma, las mujeres públicas eran expulsadas a la otra orilla del río por orden del popularmente conocido “Padre Putas”, perteneciente a la antigua Orden de Mancebía. El destierro duraba hasta el llamado “Lunes de Aguas”, día en el que los estudiantes iban a buscar a las mujeres para pasarlas en barca desde la otra orilla del Tormes. De aquí el nombre de tan popular día.

En la actualidad, la conmemoración del “Lunes de Aguas” consiste en disfrutar de una jornada campestre. Las gentes de Salamanca se reúnen con familiares y amigos para celebrar una merienda, cuyo protagonista indiscutible es el hornazo.

Hornazogil.es

Los Ingredientes

El secreto del mejor hornazo

La calidad de los ingredientes utilizados influye en el sabor y textura final del producto. Por eso en Confitería Gil trabajamos con ingredientes de primera calidad, lo que garantiza un producto final excelente.

El equilibrio entre calidad y cantidad es el resultado del Hornazo Gil, fruto de nuestra experiencia y exigencia. Todos nuestros Hornazos tienen un porcentaje de masa inferior al sesenta por ciento y de relleno superior al cuarenta por ciento del peso final del hornazo. Estos límites no son suficientes para determinar la calidad del mismo dado que el equilibrio existente entre jamón, lomo y chorizo es fundamental para el sabor inconfundible e inigualable del Hornazo Gil; el lomo es el ingrediente principal del relleno, seguido del chorizo y finalmente del jamón.

 

De Tapas por Salamanca

Las Arribes del Duero en Salamanca

Las Arribes del Duero en Salamanca

En el oeste de Zamora y Salamanca, donde el Duero se hace frontera con Portugal y se encajona formando los cañones más profundos y extensos -casi un centenar de kilómetros- de toda la Península Ibérica, se encuentra la comarca de Los Arribes. Un espacio natural privilegiado en el que destacan la belleza agreste de su paisaje Granítico y una rica y variada fauna y flora.

El relieve de Los Arribes pertenece al dominio del Zócalo Paleozoico y está constituido fundamentalmente por granitos y granodioritas. Sus paisajes más bellos y escabrosos han sido formados por los ríos Duero, Huebra y Uces. En el cañón de este último se localiza una de las cascadas más bellas y espectaculares de toda la Península: el Pozo de los Humos, donde el agua cae desde más de 50 metros.

Dentro de los límites del espacio se localiza una interesante y bella localidad: la villa de Fermoselle. Tras contemplar los restos de su recinto amurallado y las portadas románicas de la iglesia de la Asunción, hay que recorrer sus estrechas y empinadas calles a las que se abre un bien conservado conjunto de arquitectura popular.

Vegetación

Este Espacio Natural se caracteriza por unas peculiares características topográficas, correspondientes a un valle encajado, resguardado de los vientos y con mucha insolación, lo que se traduce en una temperatura media anual suave, la inexistencia de heladas a lo largo del año, y unas ciertas condiciones de humedad (precipitación media en torno a los 700 mm/año). Todos estos rasgos dan lugar a una riquísima comunidad vegetal, caracterizada por la gran abundancia de especies típicamente mediterráneas, donde destacan cultivos impropios para esta latitud como: olivo, vid, almendro, frutales. Junto al “arribe” propiamente dicho, aparece la penillanura, destinada al cultivo del cereal, principalmente centeno, en alternancia con pastos agostantes y semiagostantes. Cuando la tierra de labor ha sido abandonada, se cubre con el matorral en el que se intercalan enebros, encina, quejigos, alcornoques, acompañados de gramíneas y labiadas.

Fauna

Los cortados y las formaciones de roquedos de las márgenes fluviales resultan el biotopo más característico de este Espacio Natural, donde se localizan las especies de mayor valor faunístico que se corresponden con las aves, especial relevancia adquieren buitre común, águila real, águila perdicera, cigüeña negra, alimoche, halcón peregrino, sin olvidar otras especies de interés como águila culebrera, águila calzada, búho real, chova piquirroja, vencejo real, roquero solitario, collalba rubia… Destaca también la presencia de una gran riqueza de peces (barbo, carpines, bermejuela, boga, colmilleja, …), reptiles (lagarto verdinegro, eslizón ibérico, culebra de herradura, lagartija colirroja, …) y mamíferos (nutria, garduña, gineta, jabalí, zorro, …). Por el contrario la comunidad de anfibios está limitada por la escasez de agua, siendo abundantes especies como el tritón jaspeado, tritón ibérico, rana común, sapo corredor, sapillo pintojo, …

Geomorfología

Desde el punto de vista morfológico, los Arribes del Duero se constituyen en una penillanura evolucionada, puesto que desde el Mesozoico a la actualidad han actuado los fenómenos erosivos, arrasando esta zona emergida, hasta hacer aflorar los materiales del zócalo paleozoico, constituido esencialmente por rocas ígneas (granitos de diversos tipos, granodiorita y algunos enclaves sieníticos), acompañadas por rocas metamórficas. Destacar en esta penillanura el accidente topográfico producido por el profundo encajamiento del río Duero y su red de afluentes (Huebra, Tormes, Agüeda, Uces y Esla) que siguiendo fallas tardihercínicas y las grandes diaclasas existentes en la roca han labrado gargantas de paredes subverticales de varios centenares de metros de profundidad.

Paisaje

Espacio de un gran valor paisajístico, donde contrasta la superficie de la llanura que posee una altitud bastante uniforme (750-800 m.) con los profundos cañones labrados por la red fluvial que pueden representar un desnivel respecto a la penillanura de 200 m. A este contraste altitudinal se une el vegetal, si la penillanura en muchas zonas aparece desprovista de vegetación, en el “arribe”, gracias a sus peculiares características topográficas y climáticas, unido a la acción del hombre que ha abancalado las laderas, es posible ver cultivos mediterráneos impropios de esta latitud.

Valores que justifican su declaración

Espacio de gran valor natural, paisajístico y faunístico

 

 

La Alberca, Sierra de Salamanca

HISTORIA

Los primeros vestigios de la historia de La Alberca hay que buscarlos en la prehistoria, cuya huella permanece en las pinturas rupestres de la época del neolítico en numerosos canchales y riscos de los valles que rodean a La Alberca: Lera y Las Batuecas.

En la Edad Media, entre los siglos XII y XIII se produjo la repoblación por decisión del rey Alfonso IX. Del flujo de gente que llegó a esta tierra, parte destacada fue la de origen francés a través de D. Raimundo de Borgoña, noble francés casado con doña Urraca, una de las hijas de Alfonso VI. Este origen justificaría la numerosa presencia de topónimos franceses en la Sierra de Francia.

Al final de la Edad Media destaca un hecho de importancia capital para la zona: el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Peña de Francia (1434), que convirtió el santuario construido posteriormente en un lugar de peregrinación, al que se unieron los peregrinos del Camino de Santiago que seguían el llamado Camino del Sur por la Calzada de la Plata.

En el siglo XVII la Peña de Francia, con su Virgen Negra, es ya citada por Cervantes en El Quijote; el valle de Las Batuecas es para Lope de Vega el escenario en el que se refugian dos enamorados que huyen de la Corte. Desde entonces La Alberca, con la Peña de Francia y Las Batuecas, han sido un escenario convertido en mito, en leyenda. Esencia mítica que se mantiene en la actualidad en su arquitectura y su paisaje, en sus gentes y costumbres.

 

Pozo de los humos

 

Características y alrededores

La granítica pared por la que fluye la cortina de agua tiene una caída libre de cincuenta metros, que al llegar abajo forma una nube de vapor que se eleva por todo el contorno siendo un espectáculo inolvidable que no tiene parangón en la península ibérica.

Unos pocos metros antes de la caída de aguas del Uces, su torrente se bifurca, dando lugar a que además de la cascada de los Humos haya otra por su parte derecha llamada el Pozo de las Vacas, llamado así según la leyenda del lugar que habla de que allí se despeñó un carro, tirado por dos vacas y cargado de trigo, cuando se dirigía en dirección a un molino cercano.

La ladera que baja hacia el río por la parte de Masueco se llama la Roblea, hay una senda que nos conduce a la coronación de la cascada donde una pasarela nos asoma al vacío y por una angosta vereda serpenteante, llamada la Cañada de Zarzalino, podemos bajar al pozo. Por la parte de Pereña se llama Palla Rubia, donde otra senda nos baja hasta el estanque formado después de la caída. Unos cientos de metros más abajo el Uces tributa al Duero en el paraje llamado el Trincalino en el reculaje de la presa de Aldeadávila.

Al no tener embalse regulador, el caudal adecuado en el río Uces para disfrutar del lugar es desde diciembre hasta mayo. En el Pozo de los Humos y según la tradición no ha nevado nunca.

En Palla Rubia hay una cueva natural en la roca donde se pueden apreciar pinturas rupestres.

Por la orilla de Masueco, a cien metros del pozo aguas abajo se despeña desde trescientos metros un regato llamado la Cribera y en el mismo estanque del pozo por la parte de Pereña cae desde cincuenta metros otro regato conocido como el de Palla Rubia.

La zona tiene un microclima mediterráneo cálido, en la cual florecen robles, quejigos, enebros, castaños, olivos, jarales, endrinos, escoba rubia, cantueso, alguna encina y matorral.

Animales como el jabalí, zorro, perdiz, buitre leonado, alimoche, águila perdicera y multitud de pequeñas aves y roedores pueblan la zona.

 

Puente Romano de Salamanca

 

Conoce la historia del puente romano de Salamanca

Salamanca es una de las 15 ciudades españolas que han sido nombradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Su patrimonio histórico, que incluye la Plaza Mayor, la Clerecía, el Colegio de Calatrava y el conjunto universitario, impulsaron este nombramiento en 1988.

Dentro de las construcciones más importantes está el puente romano, también conocido como el Puente Mayor del Tormes. Este aparece en crónicas y relatos de la ciudad desde la época medieval. Su imagen es uno de los símbolos inequívocos de la localidad. Aparece en el primer cuadrante del escudo de Salamanca y en 1931 fue declarado monumento nacional.

Es un puente sólido, resistente al paso del tiempo. Durante siglos fue el punto principal de acceso a la ciudad, hasta que en 1913 se terminó de construir uno nuevo sobre el río Tormes que permite el paso de vehículos.

A lo largo de los años las referencias sobre el puente son innumerables. Aquí nos detendremos a conocer un poco más sobre el origen y su importancia en la historia de la ciudad.

Origen del puente romano de Salamanca

El puente romano de Salamanca es uno de los hitos históricos de la ciudad. Así se le reconoce y ha quedado plasmado en textos, relatos y documentales sobre Salamanca. El momento exacto de su construcción fue muy discutido, pero las investigaciones históricas indican que data de la segunda mitad del siglo I.

No está demás destacar que el puente es una de las maravillas arquitectónicas romanas. Su construcción se ordenó por la necesidad de cruzar el caudaloso río Tormes. Se cree que Trajano fue quien lo edificó. Aunque algunos historiadores han mencionado la posibilidad de que se construyera en los mandatos de Nerón o Adriano.

Aunque la versión más extendida es que se hizo primeramente de madera en tiempos de Octavio Augusto, pero no todo el puente. Los romanos tenían una forma muy eficiente de construir puentes rápidamente. Y era hacer los pilares de piedra y la parte de arriba de madera. Luego sería en época de Trajano cuando se remodeló y se hizo en piedra todo.

Yo personalmente me inclino a pensar que se construyó inicialmente en tiempos de Octavio Augusto mitad en madera, mitad en piedra. Y más adelante en tiempos de Trajano (el emperador hispano y primer emperador de Roma no nacido en Italia) se hizo una mejora acabándolo todo en piedra. Y me gusta creer que el gran arquitecto Apoldoro de Damasco, arquitecto oficial de Trajano, tuvo algo que ver. Aunque de esto no hay pruebas que lo confirmen

El transporte de personas, mercancías y animales fue su principal función en sus inicios. Formaba parte de la Vía de la Plata, una de las calzadas romanas más importantes que conectaba Emérita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga).

La Vía de la Plata que comenzó a ser construida en el Siglo I antes de Cristo se topaba con un obstáculo al llegar al Tormes. Ante la necesidad de sortear al río se decide levantar el puente y, según afirman algunas fuentes, se hizo en el mismo lugar donde los romanos ya habían construido un puente de madera.

Las batallas que ha luchado el puente a lo largo de su historia también son muchas, siendo el Tormes su compañero y principal adversario. Ha tenido que sufrir varias reparaciones debido a las crecidas. La mayor de estas fue la riada de San Policarpio en 1626 que destruyó parte de los arcos romanos, los cuales tuvieron que ser reconstruidos.

Además de esta, se han hecho al menos otras siete reparaciones al puente en distintos momentos de las cuales han quedado registros. Pero gracias a su robustez y por ser uno de los más sólidos en España, ha resistido los embates del tiempo. Hoy en día las crecidas están controladas, por lo que parecen no ser un problema en este momento.

Características del puente

Las reconstrucciones han dejado huella visible en el puente. La estructura tiene dos partes que se distinguen muy bien una de la otra. Los arcos viejos de fabricación romana y lo arcos nuevos.

La parte norte de puente, es decir, la que está más cerca de la ciudad es la conserva de la construcción original hecha por los romanos. La parte nueva es el tramo más alejado de la ciudad, hacia la margen izquierda del río. Esta se construyó entre los siglos XII y XIII . Al comparar las fotos del puente romano de Salamanca las características que diferencian ambas partes son evidentes.

La longitud del puente es de 358 metros y está formado por 27 arcos, de los cuales los primeros 14 corresponden al puente viejo. La riada de 1626 destruyó el resto de los arcos que tuvieron que ser reemplazados.

El tramo romano tiene 201.20 metros, una longitud mayor a la del puente nuevo que mide 157,50 metros. La altura de los arcos está alrededor de los 6 metros. Y la anchura de la calzada también es cercana a los 6 metros.

Los romanos utilizaron piedra vaugnerítica de origen granítico para la construcción del puente. Sin embargo, en la parte nueva -que se ubica entre el castillete central y la margen izquierda del río- se utilizó piedra arenisca.

En la entrada del puente romano se encuentra un verraco de piedra decapitado. Esta figura no tiene relación con la construcción del puente, pero si está muy ligado a la historia y la cultura de Salamanca al ser de origen vettonico. Este era el pueblo que se encontraba asentado en el lugar antes de la llegada de los romanos.

Tras una remodelación que culminó en 1620, dos columnas modernas sustituyeron a las antiguas. En ellas se esculpieron los escudos de armas de España y Salamanca.

El puente contra el Tormes

Aunque han sido compañeros inseparables, el caudaloso Tormes ha embestido en varias oportunidades contra el puente. En algunas ocasiones causando más daño que en otras. Los romanos previeron la fuerza del río y apoyaron los arcos en tajamares triangulares para reducir el efecto de las crecidas.

El castillete central le da mayor estabilidad a la estructura ante los embates del río. Antes el mismo sitio, se encontraba una torre que fue derrumbada por una de las riadas.

La longitud del puente también está pensada para enfrentar las riadas, de manera que cubriera el trayecto entre ambas orillas durante las crecidas.

La riada de los Difuntos, en noviembre de 1256 fue la primera que afectó en gran manera el puente. Terminó perjudicando 13 de los arcos del margen izquierdo del Tormes. Algunos los derribó por completo, otros sufrieron grandes daños. La reconstrucción total tardó alrededor de 20 años debido al alto costo.

Más tarde, en 1498, se produjo otra inundación que derribó un par de los arcos que habían sido reconstruidos. Sin embargo, fue en 1627 cuando se produjo la riada que más daños ha provocado al puente, la de San Policarpio. La fuerza del río dejó de pie solo 15 arcos y parte del decimoquinto.

Casi 50 años después de la riada es cuando se termina de reparar el puente, con la construcción del nuevo que vemos hoy en día en el margen izquierdo. Mientras tanto, se levantó un puente de madera para mantener la conexión.

El Verraco del puente romano

Verraco del puente romano de salamanca

Una figura que ha acompañado la estructura durante siglos es el verraco del puente romano. Se trata de una estatua talla en piedra, la más antigua de la ciudad de Salamanca. Se relaciona con el pueblo de los Vettones, quienes ocupan esta área.

Los Vettones dejaron figuras similares por todo el territorio que ocuparon. Los verracos son una de las manifestaciones artísticas que identifican su cultura. Son figuras zoomórficas que representan al cerdo reproductor. En ocasiones también a toros y jabalíes.

En el caso del que se encuentra en el puente romano, está representado en el escudo de Salamanca como un toro, a pesar de que la figura está descabezada. El motivo es una leyenda popular, según la cual un pastor encontró un toro escarbando cerca de un árbol junto al cual se encontraban los restos de un puente.

En 1834 el verraco es mandado a derribar de su pedestal por el entonces gobernador José María Cambronero, quien creyó que había sido colocado allí por Carlos I. El hecho provocó grandes daños a la figura que terminó partida en tres pedazos.

Para 1867 la escultura es rescatada y pasa por varios museos hasta 1954, cuando regresa al puente. Este acto se hizo en conmemoración al cuarto centenario de El Lazarillo de Tormes, novela donde se hace referencia al verraco.

El puente en la cultura de Salamanca

Hay varias leyendas populares ligadas al puente de Salamanca. Una de ellas es la que hace referencia a la historia del toro, el árbol y el puente. Los tres elementos se encuentran juntos en el escudo de la ciudad.

Otra historia tiene que ver con la construcción misma del puente. De acuerdo a una narración popular, el puente fue edificado por Hércules. Esta historia se apoya en una medalla en honor al héroe mitológico que se encontró dentro de una caja en la primera arcada.

Esta teoría no encontró más fundamento que esa medalla. Las investigaciones sobre la construcción llevaron la historia hasta el origen que mencionamos al comienzo. De lo que no quedan dudas es de que el puente contribuyó en gran medida a forjar la que es hoy la ciudad de Salamanca.